Café soluble o instantáneo

La gran ventaja del café soluble es su rapidez de preparación. Sólo hay que añadir agua o leche y remover unos segundos con la cucharilla. Nunca está de más tener algo de café soluble en la despensa, por si un día tenemos prisa.

El café soluble o instantáneo se obtiene por medio de la deshidratación del café, para lo que existen dos técnicas:

  • La primera y más antigua utiliza la evaporación y se utiliza desde principios del siglo XX.
  • La otra técnica consiste en utilizar el frío y el resultado es el denominado café liofilizado.

Obtención de café soluble mediante calor

En primer lugar se prepara el café en cafeteras gigantes cerradas herméticamente para conservar al máximo posible el aroma. A continuación se filtra la infusión y se elimina el agua mediante inyección de aire caliente. El polvo resultante cuando todo el agua se evapora es el café soluble, que se envasa al vacío y ya está listo para comercializar.

En 1901, el químico americano de origen japonés llamado Satori Kato elaboró el primer café soluble mediante este método. Al principio la pérdida de sabor y aroma era muy alta pero los métodos actuales permiten conservar el aroma y el sabor.

Optención de café soluble mediante frío o liofilización

El café liofilizado se obtiene mediante un proceso de congelación del café a -40ºC en condiciones de baja presión atmosférica. Después de esto se eleva bruscamente la temperatura y la presión para transformar el hielo en vapor de agua y deshidratar las partículas de café. Con esta técnica se consiguen mantener todos los aromas del café hasta el momento de su consumo.

Comentarios

* Todos los logotipos y marcas que aparecen en este sitio son propiedad de sus respectivos dueños.